La inseguridad es el principal problema en Honduras


24 Junio 2016 / Vinculación UNAH - Sociedad



Tegucigalpa, 23 de junio de 2016.- La segunda encuesta de Percepción Ciudadana sobre Inseguridad y Victimización en Honduras 2016, aplicada por el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) revela que 61% de la población hondureña cree que la inseguridad es el principal problema que enfrenta el país, que en relación a la aplicada en 2014, presenta una reducción del 9.4%.

El documento presentado hoy, cuyo desarrollo fue posible gracias al apoyo del Instituto Nacional Demócrata (NDI), es el resultado de un proceso de consulta realizado en los 18 departamentos del país a 1,192 hondureños de diferentes edades (mayores de 18 años) y estratos sociales, con el propósito de medir la percepción ciudadana sobre violencia y victimización en Honduras, de los cuales 75% opina que, para finales de 2016, la situación en esta materia seguirá igual o habrá empeorado.

Por otro lado, los entrevistados opinan que dos problemas adicionales aquejan a los hondureños, las dificultades económicas (25.3%) y la corrupción/mal Gobierno (11.2%). Los consultados que muestran niveles más altos de educación formal tienen el doble de probabilidades (19.7%) que sus opuestos con menor nivel educativo (8.7%) de estar preocupados por temas como la corrupción y deficiencia en la gobernabilidad.

A nivel municipal, 42.4% de los encuestados dijeron sentirse igual de inseguros, y 21.1% más seguro que en 2014. En el barrio o colonia se mantiene esta tendencia, ya que 47.9% afirmaron estar en igual situación en relación al año pasado. En este escenario, la población considera que al finalizar el 2016 la inseguridad habrá aumentado en el país, mientras que, a nivel de municipios y barrios, seguirá igual.

Los datos recogidos revelan que las mujeres siguen siendo uno de los grupos más vulnerables frente a este flagelo, ya que el 93.2% afirmó que la violencia contra las mujeres es muy grave.

Causas, victimización y confianza en las instituciones

En relación a ciertos actores que en los últimos años han sido activos en el escenario de violencia en el país, la percepción de la población entrevistada es que un alto porcentaje de políticos son parte del crimen organizado o reciben financiamiento de estas organizaciones para sus campañas políticas. Ocho de cada diez entrevistados sostienen este argumento. Por otro lado, el estudio revela que los militares (64.2%) y policías (70.4%) comparten igual percepción al ser vinculados económicamente con el narcotráfico.

En relación a la tenencia de armas de fuego, cinco de cada 10 de los interrogados (52.2%) consideran innecesaria la portación y tenencia de las mismas para sentirse más seguros.

Un dato interesante detallado en el documento es que, pese al clima de violencia e inseguridad, en promedio ocho de cada 10 hondureños consultados (83.6%) no han sido víctimas de la delincuencia en los últimos 12 meses. Al comparar los resultados de la actual encuesta con la del 2014, se registra una disminución del 4.1% en el grado de victimización directa. Los jóvenes y adultos (entre 18 y 40 años), hombres, con niveles educativos altos y que residen en la zona urbana son más vulnerables a ser víctimas directas de algún delito.

De los consultados que fueron víctimas de algún delito el 70% no denunciaron el hecho. De quienes SI denunciaron seis de diez dijeron no haber interpuesto denuncia debido a la inoperancia de las autoridades responsables de perseguir y sancionar este tipo de hechos y dos de cada 10, no denunciaron por temor o miedo a represalias, lo que contribuye a explicar los bajos niveles de credibilidad pública que tiene el Sistema de Seguridad y Justicia.

El estudio revela que la ciudadanía no solo está interesada en la depuración policial, también apuesta por acciones donde ellos sean los actores centrales. Al preguntárseles sobre su interés en impulsar acciones preventivas que fomenten la participación comunitaria y una cultura de paz, 88.8% afirmó estar interesado en formar parte de éstas iniciativas.

Ninguna sociedad democrática puede operar de forma efectiva sin instituciones funcionales y dichas instituciones solamente pueden serlo cuando los ciudadanos confían en ellas. Al analizar los resultados
de la encuesta, la gente desconfía en casi toda la institucionalidad. El caso de los partidos políticos es particularmente dramático, los hondureños son 15 veces más propensos a decir que “no tienen ninguna confianza” en los partidos políticos versus su tendencia a manifestar que si confían en éstos.

El estudio contiene mediciones tanto para valores como para normas de procedimientos democráticos, los resultados mostraron que la mayoría de hondureños apoyan las normas (62%), sin embargo, quienes respaldan los valores suman 38% de los hondureños. Sólo aquellos encuestados que apoyan ambas dimensiones califican como demócratas y la medición mostró que únicamente 23% lo hacen.

El IUDPAS espera que los resultados del presente estudio aporten al entendimiento de una situación que se manifiesta en sentimientos de temor, vulnerabilidad y desconfianza de la población ante los niveles de inseguridad y victimización que ocurren en Honduras.